Terapia o Masaje Metamórfico

¿Qué es la terapia metamórfica?

El proceso por el que una oruga se convierte en mariposa refleja lo que sucede dentro de nosotros en cuanto dejamos atrás nuestros patrones de dificultades psicológicas o físicas y avanzamos hacia nuevas áreas de desarrollo.

Con la desarticulación de la estructura temporal de los nueve meses de embarazo, la fuerza vital del paciente puede alterar las características establecidas o formadas en el pasado (que aún ejercen un efecto sobre él) y deshacerse de ellas, a través de un proceso de comprensión interior y expansión de conciencia.

La metamorfosis es el movimiento que nos impulsa desde nuestra identidad actual hasta la que potencialmente podemos alcanzar, y que depende de que nos libremos de nuestros viejos patrones para conseguir la libertad. De esta forma se activa la capacidad del paciente para sanarse a si mismo y para desarrollar su proyecto vital. 

Aquí es donde actúa la terapia metamórfica.

Comienzos de la terapia metamórfica

Los inicios de la técnica metamórfica surgen a partir de las investigaciones sobre, la entonces incipiente, reflexología podal que realiza el terapeuta naturista, Robert St. John. 

St. John, a través de la observación a infinidad de pacientes, traza su propio mapa reflexológico. Se da cuenta que también se puede observar una correlación con el psiquismo de la persona y crea también un mapa psicológico.

Más tarde y a partir de los dos anteriores, por observación y deducción, crea el mapa del periodo de gestación.

El trabajo de la técnica metamórfica está basado en la actuación sobre estos tres mapas superpuestos.

Qué trabaja la terapia metamórfica

Así como la reflexología se centra en el cuerpo físico y sus posibles dolencias, con la terapia metamórfica no se presta atención a los síntomas ni a las enfermedades sino que siempre trabaja sobre el patrón prenatal, que es el área que representa el momento en el que se establecen por primera vez las fortalezas y debilidades del ser humano.

Con esta práctica los cambios pueden manifestarse no sólo a nivel físico, sino también en el plano mental, emocional y del comportamiento.

El terapeuta se centra en una estructura temporal y en la fuerza vital que fluye a través de la misma. 

Las oscilaciones en el flujo de energía y el estado de consciencia durante el periodo gestacional crean las características con las que vivimos nuestra vida actual.

La columna vertebral conserva en su interior todos los recuerdos de nuestro periodo prenatal, no como algo pasado sino como una parte integral de nuestro presente.

Como actúa la terapia metamórfica

Más allá de la relación entre el periodo de gestación y las tensiones que se manifiestan en la columna vertebral, la terapia metamórfica trabaja sobre la estructura temporal, se toma el reflejo espinal en la planta de los pies como soporte de dicho periodo de tiempo y lo interpreta teniendo en cuenta que los sucesos del pasado continúan en nosotros.

Con la desarticulación de esta estructura temporal, la fuerza vital del paciente puede alterar las características formadas en el pasado, que aún ejercen un efecto sobre él, y deshacerse de ellas, creando por consiguiente una mayor libertad interior. 

De esa forma se activa la capacidad del paciente de curarse a sí mismo.

En que consiste una sesión de masaje metamórfico

Una sesión de masaje metamórfico consiste en una serie de pases muy suaves en la zona reflexológica correspondiente a la columna vertebral en pies, manos y cabeza produciendo un efecto inmediato de relajación profunda.

La duración de una sesión suele ser de unos 45 minutos.