Masaje Tailandés

El arte del masaje tradicional tailandés, también llamado masaje thai ha estado con el pueblo tailandés desde más de dos mil años y sigue siendo un factor popular en la cultura Tailandesa.

La práctica del masaje tailandés tradicional (Nuad Chaleuysak) se puede dividir en dos estilos. Está el estilo «Wat Pho» o estilo del sur, y el estilo «Shivagakomarpa» o estilo del norte.

La base de los dos estilos es la misma, la diferencia es ue el estilo del norte es más armonioso, más lento y más suave.

El masaje tailandés tradicional es un masaje holístico y es una manera muy positiva para cuidar de tu salud. Un masaje afectará directamente el cuerpo emocional, espiritual y físico. Aumenta el flujo energético, equilibra la circulación sanguinea, relaja los músculos, afloja la rigidez, alivia el estrés y disminuye el cansancio.

Origenes del masaje Thai

Según cuenta la historia, el Masaje tradicional tailandés se remonta 2.500 años atrás, a la época de Buda. Su creador se dice que fué Jivaka Komaraphat o más conocido como Po (papá) Shivako.

Los libros antiguos cuentan que Shivako fue el médico personal de la corte Sakya, liderada por el padre de Siddharta (Buda), el Rey Suddhodana.

Shivako tenía el conocimiento de las técnicas de masaje con las que se trabaja en la medicina Ayurveda, y conocía además el uso de plantas medicinales y las prácticas yóguicas. Desarrolló una técnica fusionando muchos de los estiramientos y asanas del yoga con presiones realizadas con los dedos, manos, codos, rodillas y pies.

Desde tiempos remotos, el masaje thai, al igual que el resto de la medicina tradicional tailandesa, se desarrollo en el contexto de la comunidad budista, ya que los monjes que se agruparon en torno al Buda, obtuvieron el conocimiento de esta forma de masaje transmitiendose de manera oral entre maestros y discipulos, hasta mediados del siglo XX.

Beneficios del masaje tailandés

El masaje tradicional tailandés aporta un gran número de beneficios, gracias a un trabajo corporal elaborado y bien desarrollado.

Es un tratamiento perfecto para cualquier persona, independientemente de la edad del receptor, pudiéndose aplicar a niños y ancianos, evidentemente siempre adaptando la sesión a las necesidades del receptor.

Es muy eficaz para mejorar el rendimiento de los deportistas. Unos músculos, tendones y ligamentos fuertes y flexibles son el mejor aliado para prevenir lesiones.

En personas sedentarias se convertirá en una gimnasia pasiva, donde articulaciones con falta de movilidad y músculos con falta de tono muscular, serán estiradas y manipuladas, liberando al receptor de las tensiones producidas por ese estilo de vida.

Por citar algunos de sus beneficios diremos que:

  • Aumenta la flexibilidad de los músculos, ligamentos y tendones
  • Mejora la movilidad, fortalece las articulaciones y ayuda a segregar liquido sinovial.
  • Previene lesiones en músculos, ligamentos, tendones y articulaciones.
  • Mejora y aumenta la circulación sanguínea, linfática y energética
  • Favorece el buen funcionamiento y previene patologías de los órganos internos.
  • Fortalece el sistema inunológico, aumentando el poder de auto curación que se posee.
  • Disminuye drásticamente el estrés y los estados de ansiedad.
  • Restablece el flujo de la energía física, mental y emocional.
  • Incrementa la capacidad respiratoria.